Seleccionar página

Cuidados de la piel en invierno

Dic 20, 2017 | Salud

Para muchas personas, hay que tener mayor atención a los cuidados de la piel en invierno ya que los días fríos del invierno traen más que un brillo rosado a las mejillas. También provocan una incómoda sequedad en la piel de la cara, las manos y los pies. Para algunas personas, el problema es peor que solo una sensación general de sequedad; la piel se reseca tanto que produce descamación y agrietamiento

El cambio en la humedad, la exposición a los calefactores y los vientos en realidad hacen que nuestra piel pierda su humedad, volviéndose más seca y opaca. Estas condiciones elementales también pueden causar la sensibilidad de la piel, el enrojecimiento e incluso la picazón o descamación.

Por eso en esta entrada os hablaremos de algunos consejos para tener los cuidados de la piel en invierno necesarios, dando consejos que os servirán para evitar el daño de la piel.

Cuidados de la piel en invierno

Consejos para los cuidados de la piel en invierno

Adecua tu rutina

Es posible que tengas una crema hidratante que funciona bien en primavera y verano. Pero a medida que cambian las condiciones climáticas, también lo hará tu rutina de cuidado de la piel. Utiliza un hidratante que sea a base de aceite, en lugar de a base de agua, ya que el aceite creará una capa protectora en la piel que retiene más humedad que una crema o loción. Pero tened cuidado que no todos los aceites son apropiados para el rostro, los ideales serán los “no comedogénicos” como el aceite de almendras, de aguacate, mineral, entre otros.

Mantenerse hidratado

Una idea errónea común es que la piel seca se resuelve solo aplicando cremas y aceites; cuanto más, mejor. Pero vuestra piel está compuesta por un 64% de agua, de hecho, depende en gran medida de los niveles de hidratación.

El agua no solo hidrata la piel sino que también estimula la producción de colágeno, lo que garantiza la elasticidad y la regeneración de la piel. También ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo que pueden general el acné.

Sin niveles adecuados de agua, vuestra piel aparecerá opaca y las líneas finas, arrugas, cicatrices y poros aparecerán exagerados ya que la cara se contrae en su forma más estrecha. Deberéis beber como mínimo 2 litros de agua al día para así mantener los cuidados de la piel en invierno y estar lo suficientemente hidratada.

Evitar el agua caliente

Las duchas y los baños de agua caliente siempre se sienten bien en el invierno, pero cuando puedas, especialmente cuando solo laves la cara o las manos, elija agua tibia para evitar que se desprendan tantos aceites de la piel.

El intenso calor de una ducha o baño caliente en realidad rompe las barreras de lípidos en la piel, lo que puede conducir a una pérdida de humedad. Es mejor permanecer en el agua un tiempo más corto, ducharse  con agua tibia con jabones suaves, ricos en lípidos y con pH ligeramente ácido o neutro. Un baño tibio con avena o bicarbonato de sodio puede ayudar a aliviar la piel que está tan seca que se ha agrietado e irritado.

Exfoliar

A menudo olvidamos ayudar a la piel a desprenderse de las células muertas en el invierno, particularmente en nuestras manos. Sin embargo, la humedad no puede entrar si las células muertas se han ido acumulando. Utilice una mascarilla exfoliante en su cara y sus manos, así como suavemente en sus labios, luego siga inmediatamente con su rutina y aplique su crema facial, para ver realmente una diferencia más suave. Los lavados corporales exfoliantes también son pasos útiles en los cuidados de la piel en invierno.

Lo importante aquí es no usar exfoliadores con partículas muy duras. La piel de la cara es una de las más delgadas de la piel del cuerpo y cuando nos hacemos las cosas a nosotros mismos tenemos un soporte de dolor más alto que puede provocar daños. Si se exfolia muy agresivamente, la piel puede quedar dañada y las venas se pueden agrietar.

Cuidados de la piel en invierno

Protector solar

No olvidemos de la importancia de usar protector solar todos los días, incluso si está nublado y llueve. La luz UV siempre está presente y causará daños irreversibles si no se está protegida. El uso de protector solar siempre debe ser el último paso en su rutina de cuidado de la piel y el primero en su maquillaje.

Deberá utilizar un producto que contenga tanto rayos UVA (rayos de onda larga) como UVB (ondas de rayos cortos) y que no sea inferior a SPF30 para proteger completamente contra quemaduras, pigmentación, manchas oscuras y luchar contra el envejecimiento prematuro.

Utiliza un humidificador

Los sistemas de calefacción central (así como también los calefactores) emiten aire caliente y seco a través de nuestras casas y oficinas. Los humidificadores ofrecen más humedad en el aire, lo que ayuda a evitar que la piel se seque y así poder mantener los cuidados de la piel en invierno. Coloque varios humidificadores pequeños en toda su casa; ayudan a dispersar la humedad más uniformemente.

Cuidado con los ingredientes

Si la piel del rostro está incómodamente seca, evite el uso de mascarillas, tónicos o astringentes a base de alcohol, todos los cuales pueden despojar a su piel del aceite esencial. En su lugar, busque una leche limpiadora o un limpiador espumoso suave, un tónico sin alcohol y mascarillas “profundamente hidratantes”, en lugar de a base de arcilla, el cual tienda a quitar la humedad de la cara. Y úsalos un poco menos de lo normal.

Alimentación sana

Seguir una dieta variada rica en frutas y verduras, además de legumbres, cereales y hortalizas nos aportarán la cantidad de vitaminas y antioxidantes necesarios para disminuir los daños sobre la piel y mejorarán nuestros mecanismos de defensa naturales.

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para tener los cuidados de la piel en invierno necesarios y asi mantener vuestro cutis sano y joven en esta temporada de frío.

Pin It on Pinterest

Share This